Skip to content Skip to footer

¿Te has preguntado por qué no aprendes a hablar inglés en tus casi 20 años de estudio en la escuela y universidad?

Hola! ¿Cómo estás? 😊 Hoy quiero que conversemos sobre el por qué nos cuesta tanto aprender a hablar inglés si hemos pasado prácticamente 20 años recibiendo formación en este idioma y eso considerando sólo la formación inicial.

Primero comenzamos pequeñitos en prekinder y kinder (somos como esponjas, nos dicen) para luego continuar toda la primaria y secundaria recibiendo clases de inglés. Hasta aquí ya llevamos horas y horas de supuesto aprendizaje, ¿cierto? Y eso que no hemos mencionado la época universitaria, porque de igual manera, el inglés está incluido en la malla de, si no es en todas, por lo menos en el 90% de las carreras universitarias.

Entonces, what’s wrong with us? ¿Qué pasa con nosotros? ¿Somos malos para el inglés? ¿Tenemos malos profesores? ¿No tenemos habilidades para el idioma? ¿Son pocas las horas de enseñanza? ¿La metodología no es la adecuada? ¿Nos centramos en la gramática más que en lo comunicacional? ¿Son muchos alumnos en la sala? ¿Poca motivación de los alumnos por aprender el idioma? La verdad, la lista de interrogantes que seguramente influyen, es larguísima.

Bueno, let’s see! Veamos! De acuerdo a nuestra experiencia como profesionales de la enseñanza del inglés y también nuestra experiencia como hablantes de inglés como segunda lengua (ESL Teacher/Student), creemos que es una mezcla de todos estos factores.

*Es necesario mencionar que para escribir sobre este tema consideramos, por un lado, el contexto escolar que se vive a diario en los distintos establecimientos educacionales de Chile, especialmente aquellos de carácter público y, por otro lado, nuestra experiencia trabajando en muchos de estos establecimientos antes de comenzar con nuestro centro de Inglés, Lions English Center.

Entonces, ¿qué factores podrían influir positiva o negativamente en el proceso de aprendizaje del idioma inglés?

  1. Oportunidad de hablar inglés vs número de alumnos por salón

Uno de los puntos más importantes para aprender inglés es tener la oportunidad de practicarlo, de aprender el idioma usándolo y esto es sumamente complicado cuando en un salón de clases hay 20, 30 y hasta 40 alumnos, realidad que se vive diariamente en la mayoría de los establecimientos educacionales en Chile y en el mundo. ¿Se imaginan a un profesor tratando de que cada uno de los 20, 30 o 40 alumnos logre pronunciar correctamente o logre intervenir al menos 2 o 3 veces para que pueda practicar su inglés? Esto es verdaderamente complicado. 

  • Enfoque gramatical más que comunicacional

Desde hace mucho tiempo, los profesores han elegido como opción priorizar la gramática como una forma de llegar a todos los alumnos y en gran parte se debe al punto anterior. Es muy difícil priorizar un enfoque comunicacional con 30 o 40 alumnos en la sala de clases. Con esto no queremos decir que no se puedan realizar actividades de producción oral para todos los alumnos, pero el desafío es mucho mayor. Además, no hay que olvidar otros factores como mantener la disciplina, supervisar que efectivamente estén realizando la actividad, los distintos ritmos de aprendizaje y muchos otros factores que influyen en el aula.

  • Número de horas de estudio

Las horas destinadas al aprendizaje del inglés son muy pocas comparadas con las horas de enseñanza que tienen otras asignaturas. Hoy en día, el inglés debiera ser prioridad en todos los colegios del mundo, ya que aún se considera el idioma universal y representa un gran plus a la hora de querer cumplir algunos de nuestros sueños: viajes, un mejor trabajo, estudios, etc. (dependiendo de los objetivos de cada persona)

  • Roles en la sala de clases (profesor/alumno) y Metodología

Por otro lado, debemos considerar los actores principales del proceso de enseñanza-aprendizaje: el profesor y el alumno. Si bien es cierto son muchos los factores que se conjugan en este proceso, el rol del profesor es clave para que un alumno aprenda. Aquí entra en juego la creación de una metodología adecuada, desafiante, motivadora y por sobre todo, entretenida para los alumnos, que tenga el claro propósito de incentivar el aprendizaje, porque sabemos que un alumno poco motivado tendrá mil excusas para no aprender. No quiero dejar pasar que también existen profesores enseñando sin vocación, lo que repercute en la calidad de la enseñanza, pero, al mismo tiempo, también hay alumnos que presentan cero motivación para el aprendizaje y que no les interesa el idioma o no lo ven como algo importante ahora ni en el futuro, por lo tanto, esta falta de motivación hace más difícil el trabajo del profesor y al mismo tiempo hace más difícil el proceso de aprendizaje para el alumno.

  • Falta de motivación vs disciplina

No quiero dejar pasar un factor importante, sobre todo para los alumnos adultos: la disciplina. Cuando eres niño e incluso adolescente, aprender inglés depende mucho de la motivación, pero cuando eres adulto, el aprendizaje no necesita un 100% de motivación, sino un 50/50. Si no estás tan motivado, la disciplina hará la diferencia. Puede que la motivación no esté al 100%, pero si tienes claro tu objetivo, sabrás que aprender inglés jamás será tiempo perdido y ese será el mejor combustible para esos días en los que tu motivación no esté a tope.

  • Habilidades y tiempo de estudio

Para aprender un idioma, debemos desarrollar la constancia y la paciencia. Está claro que hay personas que tienen facilidad para aprender un idioma, en otras palabras, se les da fácil, pero esto no quiere decir que una persona a quien se le dificulta un poco más no pueda aprender. ¿Dónde está la diferencia? En el tiempo total de estudio. Te lo explico con un ejemplo y basado en nuestra propia experiencia en estos 13 años enseñando el idioma: una persona con altas habilidades para el inglés puede aprender a hablar bien en 1-2 años y una con menos habilidades podría aprender en 3, 4,5 años, pero aprenderá, de eso no hay duda. Todo dependerá, como lo mencioné anteriormente, de la constancia, el trabajo personal, la exposición diaria al idioma.

Ahora, lo mismo ocurre en el contexto escolar. En un salón de clases los alumnos aprenden a un ritmo diferente y esto nunca será impedimento para que se produzca el aprendizaje. Es una realidad que algunas personas necesitan más tiempo de práctica, pero todos, absolutamente todos pueden aprender inglés, la diferencia está en el tiempo que necesita cada persona para poder internalizar los conocimientos.

Así que nunca digas “no puedo”, “el inglés no es para mí”, porque esa es una mentira que tu mente quiere que creas. ¿Han escuchado el dicho “nunca creas todo lo que piensas”? Bueno, este es un claro ejemplo.

  • Falta de autonomía en el aprendizaje

Lamentablemente, basado en todos estos años de experiencia, puedo decir que nos falta mucha autonomía cuando se trata de aprendizaje. Y con esto no sólo hablo de un idioma, si no de cualquier otro conocimiento que queramos aprender. Estamos muy acostumbrados a considerar el hecho de “educarnos” como algo externo, algo que otra persona tiene que proporcionarnos en un 100%. Nos falta ser más autodidactas, “busquillas”, intentarlo una y otra vez, no quedarnos con lo que nos enseñan en la escuela o universidad, es necesario ir un poco más allá. Creo que ahí radica también una de las razones del poco aprendizaje o del poco avance del inglés. Muchas veces nos quejamos de que no estamos aprendiendo lo suficiente, pero ¿qué hago yo para complementar ese aprendizaje? En el caso del inglés ¿busco vocabulario aparte? ¿Repaso lo de la clase? ¿Le hago preguntas a mi profesor? ¿Leo en inglés? ¿Veo películas con subtítulos y audio en inglés? ¿Busco algún tutorial en Youtube? ¿Cumplo con las tareas o desafíos asignados fuera de la clase? Son muchas las cosas que puedo hacer para mejorar, pero nos falta autonomía. Hacernos cargo.

Tal vez es necesario empezar aprendiendo con alguien, pero durante ese aprendizaje es necesario hacer más y lo mismo ocurre una vez que haya terminado el proceso ¿Qué voy a hacer? ¿Voy a permitir que mi nivel baje o se mantenga o better yet, mejore? La decisión siempre pasa por nosotros.

Reflexión final

Finalmente, me gustaría mencionar que lamentablemente los sistemas educacionales en Chile no ayudan mucho. Falta mucho por hacer, faltan menos alumnos en la sala, faltan más recursos y más horas de clases de inglés, falta más exposición al idioma y profesores más capacitados sobretodo en la etapa inicial, además de un largo etc. de factores complementarios.

Afortunadamente, existen muchas alternativas para aprender inglés de manera más personalizada, con resultados comprobables y con valores accesibles para todos.

Si te interesa aprender inglés, contáctanos para ver cómo y cuándo podrías comenzar a cumplir este sueño con nosotros.

¿Habías pensado en todas las circunstancias que influyen en nuestro aprendizaje?

Escríbenos qué te pareció este artículo, qué opinas y si crees que existen otros factores que influyen además de los descritos, escríbelos en los comentarios. Me encantará leerte!

Nos vemos en un próximo post!

Un gran abrazo

Sandra.

Lions English Center

Leave a comment